Descripción

Aceite Natural OH CHO Oils Hair & Skin Almendra

Uso: Externo Capilar y corporal

Beneficios:
-Nutre y suaviza la piel.
-Engrosa las pestañas.
-Nutre y restaura las puntas abiertas del cabello.

Ingredientes: Aceite escencial de almendras.

Opiniones (0)

Opiniones

No hay opiniones todavía.

Sé el primero en calificar “Aceite Natural OH CHO Oils Hair & Skin Almendra”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Shipping & Delivery
Beneficios y Propiedades de la Quinoa Blanca Orgánica: -La quinoa posee los ocho aminoácidos esenciales para el ser humano, lo que la convierte en un alimento muy completo y de fácil digestión. -La quinoa también contiene altas cantidades de magnesio, que ayuda a relajar los vasos sanguíneos y que es utilizada para tratar la ansiedad, diabetes, osteoporosis y migraña, entre otras enfermedades. -La quinoa posee un excepcional equilibrio de proteínas, grasas y carbohidratos (fundamentalmente almidón). -Entre los aminoácidos presentes en sus proteínas destacan la lisina (importante para el desarrollo del cerebro). - Es rica en minerales como hierro, calcio y fósforo y vitaminas, mientras que es pobre en grasas, complementando de este modo a otros cereales y/o legumbres. Vitaminas del complejo B en cantidades apreciables y vitamina E con función antioxidante. -Puede consumirse por celiacos al no contener gluten. -El consumo de fibra mejora el control del hambre y la salud cardíaca y reduce el riesgo de diabetes tipo 2 Cómo utilizar la Quinoa: Con quinoa podemos elaborar todo tipo de platos, desde hamburguesas, pastas, sopas, ensaladas, pasteles, salteados o bien, usarla en reemplazo de la avena o cereal en el desayuno. Los granos de quinoa se tuestan y con ellos se produce harina. Recomendación diaria de Quinoa: Los especialistas aconsejan consumir entre 30 y 35 gramos al día. Se considera a la quinoa como un alimento completo, nutritivo, saludable y muy recomendable especialmente para niños, embarazadas, celíacos, mujeres que sufren menopausia, ancianos y personas convalecientes, pero también para deportistas, vegetarianos, diabéticos, personas muy estresadas y adultos en general.