Los alimentos ecológicos u orgánicos, son los que se obtienen de cultivos realizados con técnicas NO contaminantes, cuidadosas con el medio ambiente y que no utilizan productos químicos o pesticidas entre otras sustancias dañinas. Solo utilizan abonos orgánicos y en relación a los animales, se les prohíbe darles hormonas, antibióticos, etc. y su alimentación debe ser totalmente natural.

La producción orgánica proporciona alimentos de alta calidad y mejor sabor, producidos sin químicos artificiales o modificación genética, y además respetando la vida animal, el medio ambiente y al mismo tiempo ayudando a mantener a las comunidades rurales.

Un estudio independiente encontró que los cultivos orgánicos tienen, en 21 nutrientes analizados, niveles significativamente elevados respecto a los cultivos convencionales incluyendo en Vitamina C (27% más), magnesio (29% más), hierro (21% más) y fósforo (14% más).

10 Razones por las que debemos consumir productos ecológicos, orgánicos y naturales.

1. Son más saludables ya que están libres de residuos tóxicos procedentes de pesticidas, antibióticos, fertilizantes sintéticos, aditivos y conservadores. Al no contener substancias artificiales, los alimentos procedentes de la agricultura ecológica son asimilados correctamente por el organismo sin alterar las funciones metabólicas. Según los especialistas en nutrición, gran parte de las enfermedades degenerativas tienen su origen en la alimentación.

Otro beneficio de la agricultura ecológica es que, al cultivar los alimentos en suelos equilibrados por fertilizantes naturales, los productos son más nutritivos ya que contienen unos niveles más altos de vitaminas especialmente la C, minerales esenciales calcio, magnesio, hierro, antioxidantes que ayudan a prevenir determinadas enfermedades como el cáncer–, hidratos de carbono y proteínas.

2. No contienen aditivos sintéticos que pueden provocar problemas en la salud tales como insuficiencias cardíacas, osteoporosis, migrañas e hiperactividad. No hace falta buscar productos fuera de temporada para colmar las necesidades nutricionales de nuestro organismo.

3. No contienen pesticidas, en la agricultura convencional se usan centenares de pesticidas químicos lo que provoca que restos de residuos de pesticidas aparezcan en los alimentos procedentes de esta agricultura que ingerimos diariamente. Diferentes estudios toxicológicos realizados demuestran la relación existente entre los pesticidas y ciertas patologías como el cáncer, las alergias y el asma.

Al mismo tiempo, la utilización de estas sustancias daña el medio ambiente y conlleva un coste adicional a la sociedad, ya que ésta debe eliminar los residuos que los pesticidas dejan en la naturaleza.

4. No contienen organismos genéticamente modificados, la agricultura con organismos genéticamente modificados conduce hacia la uniformidad genética y con ello hacia una erosión genética, lo que significa una pérdida de variedad, con grandes extensiones de un mismo cultivo. La agricultura orgánica quiere conservar e impulsar la variedad genética de las especies y tipos, y con ello la riqueza de los paisajes de cultivo.

5. No contienen antibióticos, actualmente existe una preocupación sobre el creciente uso de antibióticos en la ganadería tradicional y los posibles efectos sobre la salud humana.

6. Son sostenibles con el medio ambiente. Respetar el medio ambiente es una de las prioridades de los productos ecológicos; cuando consumimos alimentos de cultivo ecológico colaboramos en la conservación del medio ambiente y evitamos la contaminación de la tierra, el agua y el aire.

La agricultura ecológica es la más respetuosa con la fauna, la que genera una contaminación más baja de aerosoles, produce menos dióxido de carbono, previene el efecto invernadero, no genera residuos contaminantes y ayuda al ahorro energético y de los gobiernos, ya que en el cultivo y en la elaboración de los productos se aprovecha el máximo de recursos renovables.

7. Tienen máximos niveles de calidad, todos los agentes que intervienen en la cadena agroalimentaria están sujetos al control e inspección de las materias primas utilizadas, el proceso de elaboración, el envasado, el etiquetado, etc. mediante las empresas de control y certificación acreditadas.

8. Son respetuosos con el bienestar animal, este tipo de ganadería permite que los animales crezcan a su ritmo natural y en unas condiciones de vida adecuadas. Los animales no son manipulados artificialmente o de manera intensiva para lograr una mayor producción, ya que, entre otros aspectos, no se practica la inseminación artificial ni se emplean hormonas.

La alimentación de estos animales está basada en pastos naturales, leche preferiblemente de su propia madre, y piensos y forrajes ecológicos, exentos de pesticidas, fertilizantes y transgénicos. Es importante destacar que un animal bien cuidado y sin estrés produce más y goza de más salud.

9. Son respetuosos con la naturaleza, la agricultura ecológica fertiliza la tierra y frena la desertificación; favorece la retención del agua y no contamina los acuíferos; fomenta la biodiversidad; mantiene los hábitats de los animales silvestres, permitiendo y favoreciendo la vida de numerosas especies; respeta los ciclos naturales de los cultivos, evitando la degradación y contaminación de los ecosistemas; favorece la biodiversidad y el equilibrio ecológico a través de diferentes prácticas: rotaciones, asociaciones, abonos verdes, setos, ganadería extensiva, etc.; potencia la fertilidad natural de los suelos y la capacidad productiva del sistema agrario; recicla los nutrientes incorporándolos de nuevo al suelo como compost o abonos orgánicos, y utiliza de forma óptima los recursos naturales.

10. Son más sabrosos, al ser elaborados de forma más artesanal y cuidadosa, recuperan los gustos originales y tienen mejor sabor. Debido a que las plantas sólo son regeneradas y fertilizadas orgánicamente, éstas crecen más sanas y se desarrollan de mejor forma, conservando el auténtico aroma, color y sabor. Por ello, muchos consumidores prefieren alimentos orgánicos, ya que conservan el sabor tradicional de los alimentos.

Las personas vivimos de lo que la naturaleza nos suministra, animales, plantas, aire, agua, etc. Por lo tanto es nuestra RESPONSABILIDAD protegerla y cuidarla en nuestro beneficio y el de todos los seres vivos.

Cada vez somos más los que mostramos nuestra preocupación y voluntad de cambio para mejorar las condiciones de vida de los animales, que aunque van a acabar siendo sacrificados, se buscan métodos menos crueles.

Es difícil cambiar un estilo de vida y no todo el mundo va a hacerlo, esta es  una filosofía que busca relacionarse con nuestro entorno de una forma diferente. Cada uno elegimos la opción que más nos interesa, para modificar nuestra alimentación y hábitos de vida.

Los productos orgánicos, no explotan la tierra hasta dejarla estéril y los productos recolectados tienen el sabor, color y textura natural, por lo que mantienen todas las vitaminas.

DONDE LO VERDE VENDE busca ofrecerte una mayor oferta de estos productos, para ayudarte a mejorar tu salud y ayuda a su vez a los proveedores orgánicos mexicanos preocupados por ofrecerte productos de calidad al mismo tiempo que cuidan nuestro planeta al producirlos.

Los agricultores orgánicos cuidan la biodiversidad y también la utilizan. Buscan las semillas y las variedades tradicionales y adecuadas, por su mayor resistencia a las enfermedades y al  clima, así como composiciones de plantas y animales que mejoran los ciclos de los nutrientes y la energía para su producción. También conservan zonas naturales en los propios campos y sus periferias y al no utilizar pesticidas, regresan o aparecen especies de flora y de fauna así como  organismos que facilitan polinizaciones o depredadores de plagas.

Los cultivos orgánicos tienen un costo añadido por la pérdida natural de sus productos de un porcentaje de su reducida producción, igual que las granjas orgánicas que deben compensarlo aumentando el precio de venta. Este es el principal motivo de porqué los productos orgánicos son más caros.

Conforme aumenta la demanda de alimentos y productos orgánicos, las innovaciones tecnológicas y las economías de escala deberan reducir los costos de producción, elaboración, distribución y comercialización de los productos orgánicos.

Razones por las que los productos orgánicos tienden a salir más caros.

1. No usan productos químicos significa más mano de obra
Agricultores convencionales usan todos esos productos químicos y pesticidas sintéticos porque les ayuda a reducir el costo de producción, haciendo el trabajo más rápido y más eficientemente. Al no usar productos químicos, los agricultores orgánicos tienen que contratar más trabajadores para tareas como el desmalezado, limpieza del agua contaminada, y el cuidado de la contaminación por plaguicidas.

2. La demanda sobrepasa la oferta
Las ventas minoristas de alimentos orgánicos aumentaron de $ 3.6 mil millones en 1997 a $ 21,1 mil millones en 2008, y el 58 por ciento de los estadounidenses dicen que prefieren los alimentos orgánicos. Sin embargo, los campos agrícolas orgánicos sólo representa el 0,9 por ciento del total de tierras agrícolas en todo el mundo, y las granjas orgánicas tienden a producir menos que las granjas convencionales. Una clara muestra de que la demanda sobrepasa la oferta.

3. Mayor costo de los fertilizantes para los cultivos orgánicos
Los fertilizantes químicos que usan los agricultores convencionales no cuestan mucho y son baratos de transportar. Pero los agricultores orgánicos, con el fin de mantener sus cultivos naturales no utilizan estas soluciones de bajo costo, y en su lugar utilizan compost y estiércol animal, que es más caro de enviar.

4. Rotaciones de cultivos
En lugar de utilizar herbicidas químicos, los agricultores orgánicos realizan rotaciones de cultivos para mantener el suelo sano y evitar el crecimiento de malas hierbas. Después de cosechar un cultivo, un agricultor orgánico utiliza esa zona para cultivar plantas que aportan nitrógeno al suelo en beneficio del cultivo siguiente. Pero debido a que la rotación de cultivos reduce la frecuencia en la que los agricultores orgánicos pueden crecer cultivos rentables, los productos orgánicos son más caros.

5. Costos de pérdidas más altos
Mientras que los agricultores convencionales usan ciertos productos químicos para reducir la pérdida de sus cosechas, los agricultores orgánicos no los utilizan, por lo que sus pérdidas son más altas, haciendo que a su vez eso aumente el costo para el consumidor. Además, sin todos los conservantes químicos que se añaden a los cultivos convencionales, los alimentos orgánicos tienen un tiempo de almacenamiento y vida útil más corto. Los precios de los alimentos orgánicos no sólo comprenden al costo de la producción misma de los alimentos, sino también a otra serie de factores que no quedan contenidos en los precios de los alimentos corrientes, por ejemplo:

La promoción y protección del medio ambiente (y evitar futuros gastos para mitigar la contaminación). Por ejemplo, los precios más altos de los cultivos orgánicos comerciales compensan las pocas ganancias o periodos de rotación necesarios para enriquecer la fertilidad del suelo.

Mayor bienestar de los animales.

Eliminación de riesgos para los agricultores por la manipulación inadecuada de plaguicidas.
Desarrollo rural a través de la creación de más empleos agrícolas y al asegurar un ingreso justo y suficiente para los productores.

Cada vez más personas, en México y en el mundo, eligen productos orgánicos para su alimentación. Sin embargo, muchos se preguntan ¿por qué estos pueden ser más costosos que los convencionales y si vale la pena el gasto en ellos?

Es importante mencionar que no es el hecho de que tengan más nutrientes lo que eleva los costos, sino algunas peculiaridades en su producción. Para producir la leche convencional, por ejemplo, la industria utiliza la hormona recombinante de crecimiento bovino (rBGH) (prohibida en la Unión Europea, Japón, Australia y Canadá, debido a que causa problemas de salud animal y humana), lo que aumenta 20 % la producción de leche. Los productores orgánicos no cuentan con esta “ayuda extra”, y por lo tanto, sus costos son mayores. El ganado que crece en forma orgánica se alimenta de pastos en lugar de granos, lo que hace más lento y costoso su crecimiento y engorda.

La agricultura orgánica es más cara porque considera la sostenibilidad a largo plazo. La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) explica que este tipo de cultivos “Se propone producir alimentos a la vez que se establece un equilibrio ecológico para proteger la fertilidad del suelo o evitar problemas de plagas”. Para ello, son fundamentales las prácticas de enriquecimiento de los suelos, la rotación de cultivos, los fertilizantes orgánicos –en lugar de los químicos más baratos y rápidos– y la labranza mínima, que benefician a la fauna y la flora del lugar y mejoran la estructura de la tierra, propiciando sistemas más estables. Los métodos son entonces más lentos, con cosechas mucho más pequeñas que las logradas con agricultura tradicional, requieren una mayor mano de obra por unidad de producción.

Los costos de los alimentos orgánicos comprenden, además del costo del alimento en sí, la protección del medio ambiente, un mayor bienestar para los animales, la eliminación de riesgos de salud para los agricultores por la manipulación inadecuada de plaguicidas, y el desarrollo rural mediante la creación de más empleos que aseguren un ingreso justo para los productores.

La demanda de alimentos orgánicos ha crecido en los últimos años gracias al aumento de información que reconoce que son de mejor calidad, no perjudican la salud, mitigan el cambio ambiental, no contaminan el suelo ni el agua y tienen beneficios sociales, porque dan empleo a pequeños y medianos productores, desincentivando así la migración del campo a la ciudad.

La diferencia entre los precios puede ser una limitación para quienes no están dispuestos a pagar más por un producto de mejor calidad. Pero si podemos pagarlo, sin duda para nuestra salud ese precio extra vale la pena.

Hay un movimiento progresivo de vuelta a los principios. Cada vez somos más los que reclamamos un mundo más justo, más ético, más equilibrado. ¡Luchemos por ello!

Como podemos ver al consumir alimentos orgánicos y ecológicos, Cuidamos nuestra salud, Cuidamos nuestro planeta, Respetamos otros seres vivos y Consumimos responsable.

¿Quieres formar parte de esta Comunidad Verde? Recibe tips, recetas y nuevos productos que te ayuden a mejorar tus hábitos de vida saludables. Suscríbete a nuestro newsletter y síguenos en Facebook como Donde lo Verde Vende…

log in

Don't have an account?
sign up

reset password

Back to
log in

sign up

Captcha!
Back to
log in

Send this to friend